Hay alimentos que pueden beneficiar inmensamente tu sistema digestivo, estos alimentos pueden ayudarte a prevenir y evitar molestias digestivas.

Unos nutren tu microbiota fortaleciendo así tu sistema inmunitario y aportando a un buen tránsito intestinal.

Otros alimentos te ayudan a digerir mejor las proteínas y otros contienen sustancias que estimulan las funciones del hígado y la vesícula biliar.

  • Las fresas favorecen la secreción de enzimas que favorecen la digestión. Esto se debe a la vitamina C y K.
  • El kiwi ayuda a la descomposición de proteínas en sus aminoácidos, lo que favorece su asimilación. Además contiene fibra y al ser rico en vitamina C, ayuda a fortalecer las defensas.
  • La cebolla previene las infecciones.
  • El rábano estimula el apetito.
  • El diente de león estimula las secreciones de los órganos digestivos.

 

¿Identificas alimentos que te inflaman o te llenan de gases?

Así como hay alimentos que favorecen el funcionamiento del sistema digestivo, hay ciertos alimentos que podrían causar molestias.

Algunos dulces y postres como el chocolate, las grasas trans artificiales, el pan blanco, pasteles, galletas, refrescos azucarados y todos los alimentos procesados ​​que contienen azúcar o harina, pueden causar inflamación e incomodidades digestivas.

Otros alimentos que pueden causar inflamación son algunos granos y las legumbres. Una recomendación es lavar los granos después de remojarlos (Cambiar el agua) para eliminar las toxinas liberadas.

Las bebidas alcohólicas podrían favorecer a la producción de bacterias en el colon y otras molestias. En este sentido es importante identificar cuáles de estas bebidas y alimentos afectan en mayor medida a tu sistema digestivo y moderar su consumo.

¡Los excesos pueden ser perjudiciales para tu salud!

También existen alimentos que actúan como antiinflamatorios. Las frutas en miniatura como las moras y arándanos son gigantes en antioxidantes (antocianinas), vitaminas, fibra y «bloquean» la inflamación. Su consumo aumenta la inmunidad y disminuye el riesgo de enfermedades cardiacas.

Del mismo modo, bebidas como el té verde ofrecen múltiples beneficios antiinflamatorios y antioxidantes, esto se debe a que contiene una sustancia llamada epigalocatequina-3-galato (EGCG), que reduce la producción de moléculas (citocinas) proinflamatorias.

Entre otros alimentos que evitan la inflamación abdominal se encuentran el aguacate, el pescado azul, el aceite de oliva y el brócoli.