Las alergias alimentarias, son producto de la reacción del sistema inmunitario frente a algo que para otras personas puede ser normal ingerir. Las alergias alimentarias son una de las causas más comunes de la anafilaxia, una reacción alérgica rara que puede llegar a ser muy grave. Aunque la anafilaxia no sea tan común es importante saber de ella y prepararse para ella, pues no estamos exentos.

Alergia a los huevos:

Los huevos son una de las principales causas de alergia en los niños, aunque sean una excelente fuente de proteína algunas de sus propiedades pueden generar alergia en algunas personas por la yema o por la clara. Afortunadamente, los estudios demuestran que el 70 % de los niños alérgicos al huevo dejan de serlo con el tiempo. La alergia al huevo también puede causar anafilaxia, y sus síntomas más comunes son: erupciones cutáneas, congestión nasal, tos leve, síntomas digestivos (dolor de estómago, diarrea, náuseas, vómitos).

Alergia a la leche:

La alergia a la leche de vaca es el tipo de alergia más común entre bebés y niños pequeños. Casi todos los niños que desarrollan alergia a la leche lo hacen en su primer año de vida, pero afortunadamente el 80% superan esta alergia. Las reacciones alérgicas a la leche de vaca se manifiestan de forma distinta en cada persona. La reacción se puede producir unos minutos después de
ingerir algún producto que contenga leche.

Entre los síntomas de la alergia a la leche están:

  • Sibilancias leves o tos
  • Vómitos
  • Erupciones cutáneas
  • Síntomas digestivos y heces con sangre especialmente en bebés.

Alergia a los cacahuates:

La alergia a los cacahuetes es un tipo común de alergia alimentaria en niños y adultos. Las reacciones alérgicas a los cacahuetes suelen ser las causantes más comunes de la anafilaxia mortal inducida por alimentos, siendo de las más riesgosas en adolescentes con asma. Solo el 20% de las personas que son alérgicas a los cacahuates logran superar esta alergia. Entre los síntomas de la alergia a los cacahuates están: comezón en la piel, sensación de hormigueo en la boca o la garganta, náuseas y congestión nasal. Los síntomas de anafilaxia incluyen una alteración respiratoria, hinchazón en la garganta, disminución de la presión arterial, piel pálida o labios azules, mareos y desmayos. También puede provocar anafilaxia.

Alergia a los frutos secos:

Hay muchos tipos de frutos secos: las almendras, los anacardos y las nueces son de los más conocidos, la alergia a los frutos secos suele durar toda la vida, menos del 10 % de las personas la superan. Las personas con una alergia a los frutos secos grave deben estar preparadas para responder en cualquier momento a una reacción anafiláctica.

Estos son los síntomas: Síntomas digestivos (dolor de estómago, diarrea, náuseas, vómitos), dificultad para tragar, dificultad para respirar, congestión nasal, comezón en la boca, garganta, ojos, piel. Los frutos secos se pueden encontrar en muchos alimentos y bebidas, por esto es importante saber si eres alérgico.

Alergia al trigo:

La alergia al trigo se presenta igual que todas las alergias. Si tienes dolor de estómago después de comer cereales, pan o pasta, podría tratarse de alergia al trigo. Los síntomas que se pueden presentar son: Erupción en la piel, inflamación, irritación de la boca o la garganta, náuseas, indigestión, vómitos, diarrea, estornudos, dolores de cabeza, dificultad para respirar. Lo más probable es que desarrolle síntomas en cuestión de minutos. La combinación del consumo de trigo en personas alérgicas y el ejercicio provoca una reacción grave y una posible anafilaxia.